La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

23 de mayo de 2017

La protesta pacífica es mucho más efectiva que la violencia para derrocar a un dictador

Traducción al español de un artículo publicado en el Washington Post, escrito por Max Fisher, el 5 de noviembre de 2013. Artículo original en inglés por aquí.

La politóloga Erica Chenoweth solía creer, como muchos, que la violencia es la forma más confiable de deshacerse de un dictador. La historia está llena, después de todo, de golpes de Estado, rebeliones y guerras civiles. No tomó muy en serio las protestas públicas u otras formas de resistencia pacífica; ¿Cómo podrían hacer retroceder a un poderoso y autoritario régimen?

Entonces, como Chenoweth cuenta en el programa Ted Talk publicado en línea, ella reunió algunos datos y se sorprendió por lo que encontró. "Recopilé datos sobre todas las campañas, tanto no violentas como violentas, para el derrocamiento de un gobierno o una liberación territorial, desde los años 1900", dice ella - cientos de casos. "Los resultados me sorprendieron".

Aquí está su gráfico, que sugiere muy claramente que los movimientos no violentos tienen mucho más probabilidades de funcionar:


Y esa tendencia, en realidad, está "aumentando con el tiempo", agrega Chenoweth. "Las campañas no violentas tienen cada vez más éxito". A continuación se muestra un gráfico de las campañas exitosas de 1940 a 2006.



Los datos muestran un gran aumento de movimientos violentos exitosos en los años setenta y ochenta, tal vez producto de la descolonización -la salida de las potencias europeas del África subsahariana fue seguida por una serie de violentos conflictos por el poder- y la Guerra Fría, en la que EE.UU. y el apoyo soviético podrían haber ayudado a impulsar los movimientos rebeldes hacia el éxito. Pero esa tendencia se ha revertido significativamente desde el final de la Guerra Fría, aumentando los movimientos no violentos que culminan exitosamente.

"Los investigadores solían decir que ningún gobierno podría sobrevivir si sólo el 5 por ciento de la población se levanta en su contra", dice Chenoweth. "Nuestros datos muestran que el número puede ser menor que eso, ninguna campaña en ese período fracasó después de haber alcanzado la participación activa y sostenida de sólo el 3,5 por ciento de la población". Ella agrega: "Pero comprueba esto: cada campaña que superó ese punto de 3.5 por ciento fue no violenta, las campañas no violentas fueron en promedio cuatro veces más grandes que las campañas violentas".

Por supuesto, el 3,5 por ciento es mucha gente. En Irán, por ejemplo, asciende a 2,7 millones de personas. En China, son 47 millones de personas. Sin embargo, sucede. No está claro exactamente cuántos egipcios protestaron en el levantamiento de febrero de 2011 que llevó a la caída del presidente Hosni Mubarak, pero que hayan cumplido el umbral de 2,9 millones no suena improbable.

Chenoweth centra en una gran parte de su charla sobre la importancia de lograr que el 3,5 por ciento de la población proteste para derribar un gobierno y por qué la resistencia no violenta es la mejor manera de hacerlo. Yo diría que las cosas que hacen que la no violencia sea más eficaz que la violencia van más allá de la cuestión de cuál es la mejor para conseguir más gente en las calles.

Hice la tesis de mi maestría sobre las medidas de represión del gobierno contra los levantamientos populares, que involucraba mucho mirar estos mismos fenómenos. Para ser claro, no tengo nada que se aproxime a la experiencia de la profesora Chenoweth, y sólo miré unos 30 casos en comparación con sus "cientos". Sin embargo, encontré algunas cosas que respaldan su argumento de que la resistencia no violenta es más efectiva.

Una cosa que encontré es que un levantamiento tiene un 50 por ciento más probabilidades de fracasar si se convierte en violencia. Parece ser el caso de que una vez que los manifestantes toman las armas, se legitima el uso de la violencia por parte del Estado. En otras palabras, es mucho más probable que las fuerzas de seguridad abrieran fuego -y la policía o los soldados individuales son mucho más propensos a seguir esa orden- si la oposición está disparando contra ellos. Esa es una reacción humana, ya que a la gente no le gusta que le disparen, pero también es importante para la política interna del gobierno. Los levantamientos a menudo pueden causar una crisis de legitimidad dentro del gobierno, particularmente si la relación se rompe entre el Jefe de Estado y las fuerzas militares y/o de seguridad, lo que a su vez puede hacer que el gobierno caiga. Cuanto más violento sea el levantamiento, más probable será que unifique internamente al régimen.

Tenga en cuenta que el Estado casi siempre tiene la fuerza militar a su disposición para aplastar casi cualquier levantamiento. Esto es particularmente cierto desde el final de la Primera Guerra Mundial, después de lo cual la mayoría de los Estados adquirieron tanques, ametralladoras y otras herramientas que casi ningún grupo rebelde podía igualar en el campo de batalla. Encontré que un levantamiento tiene la mitad de probabilidad de triunfar si el ejército interviene directamente y eso es mucho menos probable que suceda si el levantamiento sigue siendo no violento.

El uso de la violencia también tiende a reducir el apoyo público a un levantamiento. Chenoweth piensa que esto es porque un levantamiento violento es más exigente físicamente, peligroso y asusta a los participantes, pero añadiría además que la violencia es controvertida y puede generar simpatía por los policías y soldados al otro lado del rifle del disidente. Un levantamiento violento puede acabar polarizando a la gente en apoyo del gobierno, mientras que una represión del gobierno contra un levantamiento no violento a menudo reducirá el apoyo público al régimen.

Chenoweth presenta un punto muy importante: Los movimientos violentos de resistencia, aunque tengan éxito, pueden crear muchos problemas a largo plazo. "Resulta que la manera en que te resistes importa al largo plazo", dice, explicando que sus datos sugieren que los países con levantamientos no violentos "eran mucho más probables que resurgieron hacia instituciones democráticas". También eran un 15 por ciento menos propensos a "recaer" en guerra civil. Después de todo, un movimiento no violento suele ser intrínsecamente democrático, una especie de expresión de la opinión pública de masas fuera de las urnas. Un movimiento violento, por otra parte, no importa cuáles sean sus ideales de conducción, se trata de legitimar el poder mediante la fuerza; no es difícil ver cómo sus victoriosos participantes terminarán manteniendo también el poder principalmente a través de la violencia.

Todo esto es todavía un campo en desarrollo, por supuesto, y algo tan complicado como un levantamiento popular nunca podría ser totalmente predicho por una sola variable. Incluso si la mayoría de los levantamientos violentos fracasan, algunos tienen éxito, por lo que no es una regla dura y rápida que los movimientos no violentos siempre son mejores. Para más información, lea "Por qué funciona la resistencia civil", co-escrito por Chenoweth y Maria Stephan.

22 de mayo de 2017

Sucursal del cielo


Mi sucursal del cielo
Y mi ciudad de la furia, 
Sigue siendo el ejemplo 
Que alguna vez dio.

No sé que tendrá esa silla, 
Si en verdad es tan cómoda. 
No sé si en verdad no escuchan 
Al pobre gritando en su choza. 

Ciudad de la eterna primavera 
Ahogada en lacrimógenas. 
Si no llora a caídos en protestas, 
Llora los muertos por el hampa. 

No sé como haces, Caracas, 
Entre los sonidos de Guacamayas
Y los ruidos de las cacerolas, 
Para comer arepa y tomar medicinas
Si es que algún día encuentras.

Aún hay quienes insisten 
Que todo tiempo pasado fue mejor.
De verdad no saben lo que dicen. 
El pasado fue terrible, lo sabes. 
Pero el futuro, mi pedazo de cielo, será mejor. 

20 de mayo de 2017

La violencia en la protesta social


Desde la izquierda se solía pensar que violencia no es hacer barricadas, quemar autos y lanzar piedras a la policía, sino que la verdadera violencia surge cuando no se tiene pan en la mesa, no hay medicinas en los hospitales y no hay un techo donde dormir. Esa era la verdadera violencia, o al menos así fue hasta el especialisísimo caso de Venezuela.

El debate sobre la validez del uso de la violencia en las manifestaciones públicas se ha reabierto una vez más, esta vez en el contexto de las protestas que acontecen en Venezuela desde hace dos meses, a la fecha en la que se escriben estas palabras.

La pregunta es evidente: ¿Es válida la violencia como forma de protesta?

La validez de algo tiene una carga tremendamente subjetiva, y puede depender de las experiencias y las creencias; asimismo, que algo sea válido no implica necesariamente que sea cierto, sólo quiere decir que cumple con los mínimos requisitos de la lógica. Por ejemplo, teniendo en cuenta la experiencia y la forma con la interactuamos con el mundo, es válido pensar que el mundo es plano, aunque no sea cierto.

De esa manera, más importante que la "validez" es la congruencia que tenemos sobre la protesta violenta. Si consideramos que unas protestas violentas son válidas y otras no, argumentando razones ideológicas, históricas o cualquier otra, entonces estaríamos cayendo en una doble moral. Para no ser acusado de tener una doble moral, se debe tener alguna de las siguientes posturas:
  1. Todas las protestas violentas son válidas (visión positiva).
  2. Todas las protestas violentas son repudiables (visión negativa).
  3. Las protestas violentas no son ni buenas ni malas, son sólo un tipo más de protestas. (visión indiferente).
Al menos con una de las tres posturas mencionadas se puede ser objetivo, pero la objetividad tampoco implica tener la razón. Para tener mayor claridad sobre que postura es mejor, quizás sería importante hacer esta pregunta: ¿Es la protesta violenta útil?

Por desgracia, la "utilidad" es tan subjetiva como la "validez": lo que es útil para mi, quizás no lo sea para ti. No a todos nos funciona el mismo remedio ni en las mismas dosis, lo que quiere decir que una protesta violenta podría funcionar en determinados contextos. Asimismo, habría que tener en cuenta: ¿Útil para quién?

Vayamos a 1789. A los fines de la Revolución Francesa y el derrocamiento de la monarquía, las violentas manifestaciones populares fueron útiles, sobre todo aquella parte de cortar cabezas monárquicas. 

Ahora vamos a adelantarnos justamente 200 años después (1989). Las violentas protestas ocurridas durante el llamado Caracazo, en Venezuela, han sido muy útiles para el chavismo a la hora de disponer argumentos en contra del neoliberalismo y una buena parte del pasado republicano.

¿Y qué sucede ahora en Venezuela? ¿Son útiles? De nuevo, hay que preguntar primero: ¿Para quién? 

Desde el punto de vista de la dirigencia de oposición, no resulta positiva, dado que las protestas violentas dan argumentos al gobierno para calificarlos de "terroristas" y entre otros de tantos calificativos, así como desalienta a algunos más moderados (incluyendo chavistas decepcionados) a seguir los pasos de sus líderes. En contraposición, claramente el gobierno se ve beneficiado con los actos violentos en que incurran algunos elementos de la oposición.

Para las bases opositoras, sobre todo las más extremistas, la protesta violenta es un modo de descarga de la rabia contenida durante mucho tiempo. Hay una apología inconsciente a la teoría de la "propaganda por el hecho" de los anarquistas del siglo XIX: la creencia de que un evento de gran impacto provocará la atención de las masas que hasta ahora observan a lo lejos, inertes e indiferentes. Pero ello por lo general no funciona, dado que las masas ven con terror y rechazo todo acto violento, generando el efecto contrario al deseado. Sin embargo, a pesar de ese rechazo generalizado, los opositores extremistas sienten que es tan imposible una salida negociada con el gobierno, un gobierno que se muestra tan claramente dictatorial, que sólo ven la salida violenta como la única manera de conseguir sus objetivos.

Es decir, ¿Para quién es útil la violencia en este caso? Al gobierno le es más útil combatir fuego con fuego, dado que su "fuego" está justificado por ser el dueño del "monopolio de la violencia legítima", como decía Max Weber. Todo el mundo entiende para quien es más útil la violencia, lo cual alimenta todo tipo de teoría conspirativas, como posibles infiltrados del gobierno en las manifestaciones opositoras para generar violencia, pero ello no es de interés para este post.

Ahora bien, quiero regresar al principio. Si creemos en lo que nos dice el fallecido poeta uruguayo, violencia no es lo que hace la oposición al lanzar piedras o quemar cauchos y carros, violencia es cada vez que un venezolano no puede comprar medicinas porque no hay, violencia es ver como los precios suben cada semana, violencia es que el sueldo integral (sueldo mínimo más bono de alimentación) apenas cubra la quinta parte de la canasta básica alimentaria. Inclusive, si aceptamos la tesis de la guerra económica, el gobierno venezolano es el responsable de la situación económica por haber sido incapaz de hacer frente a quienes dice que hacen daño al país. Por donde sea, ninguna la ganan los que están en el poder, quienes según cuenta la leyenda fueron encapuchados que luchaban contra la policía antes de 1999.

Teniendo en cuenta lo anterior, lo importante siempre ha sido entender de donde proviene la verdadera violencia.


9 de mayo de 2017

Llamado desde Venezuela a l@s anarquistas de Latinoamérica y el mundo: La solidaridad es mucho más una palabra escrita


COLECTIVO EDITOR DE EL LIBERTARIO

Nos dirigimos a todas las expresiones del movimiento libertario, en particular a las de este continente, no solo para llamar su atención ante la coyuntura que estamos viviendo en Venezuela desde abril de 2017, sino por lo que entendemos como urgencia en cuanto a que el anarquismo internacional se exprese mas enfáticamente sobre estas dramáticas circunstancias, con posturas y acciones coherentes a lo que ha sido la prédica y práctica del ideal ácrata en su andar histórico.

Es deplorable que, mientras por una parte el gobierno chavista –hoy encabezado por Maduro- junto a sus cajas de resonancia del exterior y, por la otra, los opositores de la derecha y la socialdemocracia, están en desaforadas campañas por vender a la opinión mundial sus visiones igualmente sesgadas y cargadas con intereses de poder, muchas voces anarquistas fuera de Venezuela han mantenido un mutismo que de algún modo resulta tácita aceptación a lo que unos u otros contendiente hambrientos por el poder estatal quieren imponer como “verdad”. Sabemos que las voces afines no disponen de los medios a la orden de estatistas de variado pelaje, y que l@s compas enfrentan realidades complejas donde hay temas y problemas que por su cercanía reclaman sus más inmediatas preocupaciones, pero entendemos que esa dificultad no debería ser obstáculo para que, de algún modo por modesto que sea, se exprese atención, interés y solidaridad tanto por lo que ocurre en Venezuela como por lo que al respecto divulga el anarquismo de esta región.

En apretado resumen de lo que el anarquismo local dice hoy, la actual coyuntura delata la naturaleza fascista del régimen de Chávez –y su secuencia con Maduro-, gobiernos militaristas reaccionarios que hemos denunciado por siempre desde El Libertario. Ha sido un régimen vinculado al delito, al narcotráfico, al saqueo, la corrupción, prisión de opositores, torturas, desapariciones aparte de la desastrosa gestión económica, social, cultural y ética. Chávez logró impactar con su liderazgo mesiánico y carismático, financiado por la elevación del precio del petróleo, sin embargo luego de su fallecimiento y con el fin de la bonanza, se desinflo el llamado proceso bolivariano, al estar sustentado en bases endebles. Esta “revolución” siguió la tradición histórica rentista iniciada a comienzos del siglo XX con el dictador Juan Vicente Gómez, continuada por el militar Marcos Pérez Jiménez y que no cesó en el posterior esquema democrático representativo.

Hay quienes en el plano internacional (Noam Chomsky, el mejor ejemplo), rectificaron su inicial apoyo al autoritarismo venezolano y hoy lo denuncian de manera tajante. Sin embargo, observamos con gran preocupación el silencio de much@s anarquistas de este y otros continentes sobre los acontecimientos en Venezuela. Dice un adagio: “el que calla otorga”, lo cual se cumple a la perfección cuando se hace pasar hambre y reprime criminalmente a un pueblo y quienes deberían protestar por ello dicen poco o nada. Hacemos un llamado a quienes abrazan las banderas libertarias a pronunciarse, si no lo han hecho, sobre nuestra tragedia. Para la indiferencia no hay ninguna justificación si se tiene una visión ácrata del mundo. Lo contrario es encubrir la farsa gubernamental, olvidando lo dicho por l@s anarquistas de todos los tiempos acerca de la degradación del socialismo autoritario en el poder. Quizás en el pasado el espejismo “progre” del chavismo pudo embaucar incluso a alguna gente libertaria, pero siendo consecuentes con nuestro ideal es imposible hoy seguir sosteniendo esa creencia.

Estamos en presencia de un gobierno agonizante, deslegitimado y represivo que busca perpetuarse en el poder, repudiado por la inmensa mayoría de la población, que asesina a través de sus fuerzas represivas y colectivos paramilitares, que además promueven saqueos. Un gobierno corrupto que chantajea con cajas de alimentos, vendidos a precio de dólar negro, que participa en toda clase de negociados, un gobierno de boliburgueses y milicos enriquecidos con la renta petrolera y la minería ecocida. Un gobierno que mata de hambre y asesina, mientras aplica un ajuste económico brutal acordado con el capitalismo transnacional, al cual paga puntualmente una deuda externa criminal.

Es hora de desmontar las maniobras seudo informativas de las que pretenden valerse en el exterior tanto quienes controlan, como de quienes aspiran controlar al Estado venezolano, y en ello esperamos contar con el respaldo activo de individualidades y agrupaciones libertarias tanto en América Latina como en el resto del planeta. Cualquier muestra de solidaridad anarquista será bienvenida por el movimiento ácrata venezolano, ciertamente pequeño y moviéndose entre muchas dificultades, pero que en la actual coyuntura agradecerá enormemente saber que de algún modo contamos con l@s compas del resto del orbe, bien sea reproduciendo y divulgando la información que difundimos l@s anarquistas de Venezuela, generando opiniones y reflexiones que desmontan las visiones que en este tema intentan imponer autoritarios de derecha e izquierda, y –lo que sería muchísimo mejor- promoviendo o respaldando iniciativas de acción en sus respectivos países donde se denuncien las circunstancias de hambre y represión que hoy se viven en Venezuela. Ahora más que nunca es necesaria su presencia y voz en todos los escenarios posibles donde sea denunciada la tragedia en la cual está sumergido el pueblo venezolano

Nota final de El Libertario: Más amplios y detallados análisis e informaciones sobre lo que está pasando en Venezuela, además con periodicidad diaria, en el blog de El Libertario http://periodicoellibertario.blogspot.com. En especial, recomendamos estos posts en los que se expone resumidamente nuestra visión y postura respecto a la reciente y actual coyuntura venezolana: “Buenos Aires: Entrevista radial a El Libertario” http://periodicoellibertario.blogspot.com/2017/01/buenos-aires-entrevista-radial-el.html, “Cartografía del fracaso chavomadurista: Un recorrido por el mapa actual de Venezuela” http://periodicoellibertario.blogspot.com/2017/02/cartografia-del-fracaso-chavomadurista.html, “Crisis en el pensamiento "crítico", o saltando de un barco que se hunde” http://periodicoellibertario.blogspot.com/2017/02/crisis-en-el-pensamiento-critico-o.html, "Desenlace de la crisis venezolana" http://periodicoellibertario.blogspot.com/2017/04/desenlace-de-la-crisis-venezolana.html, “Declaración de El Libertario: Sobrepasar a los partidos políticos para enfrentar la crisis y construir una nueva Venezuela” http://periodicoellibertario.blogspot.com/2017/04/declaracion-de-el-libertario-sobrepasar.html, Venezuela hoy: Los errores dictatoriales http://periodicoellibertario.blogspot.com/2017/04/venezuela-hoy-los-errores-dictatoriales.html, "Una consigna de 2014 a retomar hoy: ¡DISOLUCIÓN INMEDIATA DE LA GUARDIA NACIONAL BOLIVARIANA" http://periodicoellibertario.blogspot.com/2017/04/una-consigna-de-2014-retomar-disolucion.html y "El fraude Constituyente" http://periodicoellibertario.blogspot.com/2017/05/el-fraude-constituyente.html.

2 de mayo de 2017

Batman y la liberación del Estado secuestrado

La "Capucha Roja" vs Batman. Sí, soy geek, ¿Y qué?
La víctima son las instituciones del Estado. Los victimarios son la pandilla de la "Capucha Roja". ¿La policía? Brilla por su ausencia, pero como ellos no están, nosotros a asumiremos sus funciones (somos Batman).

Los hechos ocurren en una tierra latinoamericana, suramericana, caribeña, andina y amazónica, con una hermosa vista al Atlántico, que da la casualidad de que no tiene nombre. La pandilla de la "Capucha Roja" ha tomado algunas instituciones y amenaza con tomar más instituciones con cada hora que pase si sus exigencias no son cumplidas, evitando de esa manera que cualquier francotirador electoral se atreva a acabar con su vida.

¿Qué podemos hacer nosotros como Batman? Pues si algo nos enseñan las películas es que hay dos opciones: negociar o utilizar la fuerza bruta.

¿Qué implica la fuerza bruta? Pues no hay que ser un genio: entrar violentamente, darle un coñazo de Estado a la Capucha Roja y recuperar las instituciones.

Del otro lado, para negociar si hace falta ser un genio. Negociar implica ceder para ganar. Negociar implica entender los objetivos del interlocutor para llegar un acuerdo mutuamente favorable. Por lo tanto, no se puede negociar si no entiendes a tu interlocutor.

¿Cuáles son los objetivos de la Capucha Roja? Aunque el botín es muy importante, de nada sirve el oro si no puedes disfrutarlo si estás tras las rejas o muerto. Es decir, lo más importante para la Capucha Roja es salir vivo y libre del secuestro. De hecho, a la Capucha le conviene tanto negociar, que aprovecha cualquier otra cosa que le permita ampliar sus bases de negociación, como provocar inhabilitaciones políticas, buscar presos políticos o convocar constituyentes. Esos no son el objetivo de la Capucha, sino solamente una herramienta para obligarnos a negociar.

¿La policía? Está enfocada en lo que no debe. Si algo nos enseñan las películas es que la policía siempre se interesa en las estupideces, como las inhabilitaciones políticas, los presos políticos y las convocatorias a constituyentes. Por suerte nosotros somos Batman, somos inteligentes y sabemos lo que los malos quieren. Nuestro objetivo es bastante simple: la liberación de las instituciones secuestradas.

Como Batman, sabemos que los objetivos de la Capucha y los nuestros no son excluyentes. De hecho, si dejamos que la Capucha se escape, podemos recuperar sin problemas a las instituciones, y ambos objetivos se cumplen. Pero desgraciadamente la vida no es tan sencilla: a la Capucha le gustaría llevarse todo botín que pueda, cosa que Batman y la policía no aceptará; del otro lado, si Batman no lo atrapa, será acusado de ser cómplice de la Capucha.

Todo quiere decir que, como en las películas de intriga, si se quiere negociar, tendrá que ser a través del engaño y sin que nadie lo note. Quizás podamos fingir por un rato que luchamos contra la Capucha y, en el ajetreo, ellos se escapan.

Ahora bien, si la Capucha se escapa, ¿Qué nos hace creer que no volverán a hacer lo mismo? En ese caso, las instituciones deben ser bien estúpidas para dejarse joder de nuevo. Yo dejaría de ser Batman para convertirme en V de Vendetta, hacer explotar el Parlamento y todas las instituciones... como Dios manda.

1 de mayo de 2017

¿Es el gobierno venezolano antiimperialista? (GIF)

¿Es el gobierno venezolano antiimperialista? De la boca para afuera, quizás.


Basado en el artículo "La derecha nunca dejó de gobernar a Venezuela".

FUENTES:
1) Lista de empresas mixtas publicada en la página web de PDVSA: http://www.pdvsa.com/index.php?tpl=interface.sp/design/readmenu.tpl.html&newsid_obj_id=7565&newsid_temas=972) La relación entre Chevron y Petroboscán S.A. y Petroindependiente, S.A.: https://www.chevron.com/worldwide/venezuela3) Relación entre Harvest-Vinccler y Petrodelta, S.A: http://www.harvestnr.com/about.html4) Relación entre Vinccler y Petrocumarebo, S.A.: http://www.petroleoyv.com/website/site/p_detalle.php?id=5012&tipo=156) Relación entre Williams Internacional Oil & Gas y Petrowayu S.A.: http://www.petroleoyv.com/website/site/p_detalle.php?id=4857&tipo=67) Ejecutivo crea empresa mixta con GR Mining de Barbados para explotación del Arco Minero: http://www.correodelcaroni.com/index.php/mas/ambiente/item/50283-ejecutivo-crea-empresa-mixta-con-gr-mining-de-barbados-para-explotacion-del-arco-minero
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...