La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

27 de septiembre de 2014

Experimento de Tolerancia: 2da parte

Hace 2 años hice un experimento con los seguidores de Socialdemencia en Facebook (Véase aquí). Éste consistía en denotar el comportamiento de las personas ante las creencias ajenas, sobre todo entre creyentes, agnósticos y ateos. Bueno, lo volví a hacer y los resultados no fueron para nada sorprendentes.

Repetí exactamente las mismas publicaciones que hace 2 años atrás, he incluí algunas nuevas.

Como la vez anterior, empecé con las ideas ateas. La idea era denotar la respuesta de los creyentes ante la más simple expresión atea: "Dios no existe".

En total esta publicación recibió 89 comentarios (hasta el día en que se escribieron estas palabras), entre los cuales hay expresiones de apoyo, de desagrado, de cuestionamiento y, por supuesto, de burlas. Una acusación común era la de ser poseedor de la verdad absoluta, lo cual es irónico, porque quien cree en Dios se reconoce como poseedor de la verdad absoluta. Es increíble que una expresión tan simple, "Dios no existe", genere tanta polémica, dado que no es muy diferente a decir "Santa Claus no existe" o "Los fantasmas no existen". Los ateos también somos seres humanos, y como tales, tenemos tanto derecho de expresar nuestras ideas como los creyentes. Pedirle a un ateo que no exprese sus creencias es tan absurdo como que yo vaya a una iglesia y le pida al cura que no exprese sus creencias porque yo soy ateo y me ofendo fácilmente.

6 de septiembre de 2014

Juguemos un juego: Crisis de la mediana edad


A veces me pregunto si soy una mala persona. Sufro de una imperiosa necesidad de molestar a mis contemporáne@s preocupad@s por su edad. Un día le dije a una de ellas:
- Juguemos un juego. La esperanza de vida entre 1980 y 1990 en América Latina -le explique- tiene un promedio, a lo mucho, de 70 años. Es decir, desde el punto de vista estadístico, la verdadera mediana edad es de 35 y no 40 años como se cree...
Hice una pausa para que entendiera el punto.
- Disfruta el juego.- finalicé.

Quizás si soy una mala persona, pero ese no es el punto de hoy. Me divierte mucho la gente obsesionada con la juventud, la cual es una obsesión principalmente de la cultura occidental, cosa que no es está muy acentuada en la cultura oriental que tiene un mayor respeto por las personas mayores.

Pero esta obsesión no tiene una justificación en los hechos, porque los jóvenes no son los que tienen las mejores oportunidades hoy en día. A los 20 años, se es muy joven, poco experimentado, por lo que tu opinión vale poco, y ni hablemos en cuanto a las oportunidades laborales. También, a los 20 años eres muy viejo para hacer lo que hacías de niño, y se te empuja a una independencia que no es nada fácil de lograr. Así que la única ventaja de ser joven es tener mucha energía y salud (en caso de tenerlas). La juventud es una cosa tan efímera, que alardear de juventud es como alardear de atrapar un pedo con las manos.

Pero este temor al tiempo tiene algo más que el temor a la cada vez más cercana muerte. "Se me va el tren" es la clásica expresión del temor a llegar a una edad mayor de 30 años sin cumplir con los máximos preceptos de la sociedad: casarse y tener hijos. Evidentemente, por cuestiones machistas, esto afecta más a las mujeres que a los hombres. Las mujeres que sienten terrible pánico a este asunto son precisamente aquellas que se han tragado el cuento de que el rol de la mujer es casarse, tener hijos y cuidarlos. Eso no quiere decir que la mujer que quiera tener hijos sea una tonta, sino que hay mujeres que prefieren esperar o que sencillamente no quieren tenerlos y por eso no son menos mujeres. Hay mucha presión social, mis contemporáneos vemos que muchos amigos y amigas se están empezando a casar y tener hijos, algun@s no saben como manejarlo y caen en la sucesiva depresión. Lo importante es entender que para subirse al tren hay que saber primero a que dirección va y pagar el pasaje, porque no todos los trenes nos llevan a donde queremos...

En lo personal no siento ninguna afinidad por la eterna juventud. Aunque soy jóven por fuera, ya yo me siento muy viejo por dentro. Tengo 26 (casi 27), me siento de 46 y vivo como uno de 16.

Decía George Bernard Shaw: "La juventud es una enfermedad que se cura con el tiempo". 

26 de agosto de 2014

¿Quién se ha sentado a pensar en el Ministro?



Más de una semana ha pasado en Venezuela desde que el Gabinete Ministerial pusiera sus cargos a la orden con fines de que el Presidente diera el "Sacudón" necesario para lograr los cambios para el buen funcionamiento del Estado. Hasta el momento, la Presidencia no se ha pronunciado al respecto y hay incertidumbre desde arriba hasta abajo en las estructuras del Estado.

Los más perjudicados con esto son los trabajadores públicos, que desconocen cual será su futuro laboral. Cuando Ministr@ nuevo llega, éste suele venir acompañado de su gente de confianza, que sustituyen a los antiguos directores y estos a su vez pueden reemplazar al equipo de trabajo existente. Los rumores dicen que Maduro ha sido tajante en que los Ministros eviten este escenario, pero las posibilidades permanecen. Esto demuestra la poca estabilidad laboral que se vive en el sector público, que además ni siquiera se rige por la Ley Orgánica del Trabajo, sino por las distintas leyes de funcionarios públicos, lo cual es algo terrible considerando que el gran empleador en el país es precisamente el Estado.

Pero hay un hecho curioso en esta situación que me ha hecho recordar una reflexión de George Bernard Shaw en su libro "El Socialista anti-social" sobre lo poco en que se piensa en los infortunios del Rey. He visto de primera mano como Directores Generales, cuyos cargos son de libre nombramiento y remoción, están preocupados por su situación laboral; y entre rumores escuché que los actuales Ministr@s se encuentran en la misma situación. La poca estabilidad laboral es el común denominador entre funcionarios públicos de alto nivel y los de menor rango, y viven bajo la misma incertidumbre. Por supuesto, a nivel de oportunidades posteriores, Ministros y Directores tienen más posibilidades si el "sacudón" les saca de sus puestos que el resto de los mortales.

En mi opinión personal, dudo que haya cambios importantes en el ejecutivo, al menos no sin el consentimiento de los actuales ministros. Sacar a un Ministro sin darle otra silla que ocupar, puede ocasionar un efecto similar al de Giordani, que despotricó contra Maduro al salir del Ministerio de Planificación.

Así como la popular serie de TV, aquí también se vive un "Juego de Tronos".

Les comparto la reflexión de George Bernard Shaw:
" -...Yo admiro un hombre que es capaz de matar un Rey. ¿Creo que estarías de acuerdo conmigo, Trefusis?.

- Ciertamente no -dijo Trefusis-, un Rey hoy en día no es más que un monigote puesto para recibir las balas del que es el verdadero opresor de la sociedad, y la fracción de su salario que puede gastar como le plazca, es usualmente muy pequeña para su riesgo, su problema, y la condición de esclavitud personal a la que ha sido reducido. ¿Que hombre privado no está peor que el monarca constitucional? Le negamos a él todo tipo de privacidad; no se puede casar con quien escoja, ser consorte de quien prefiera, vestirse de acuerdo a sus gustos o vivir como le plazca. Yo no creo que siquiera coma o beba lo que más le guste;"..."Nosotros le dictamos todo excepto sus pensamientos y sueños, y estos incluso debe guardárselos para sí mismo sino no están ajustados, en nuestra opinión, a su condición. El trabajo que le imponemos es tan difícil como cualquier tarea de trabajo; carece de frutos, incesante, monótono y tiene que ser transferido en su mayor parte con agujeros nerviosos. Hacemos de su reino a un desastre para él, y lo llevamos y colocamos al frente para que se encare con ello. Finalmente, habiendo tomado cualquier cosa que los hombres le apremian, nosotros caemos bajo su caracter, y a cada persona a quien él se muestre a su favor. Le imponemos enormes gastos, pasamos por encima de él, y reprochamos su parsimonia. Nosotros lo usamos como yo usé aquellas estatuas -lo golpeamos en el nombre del honor para nuestra conveniencia al desfiguar y abusar de él-. Lo enviamos a nuestras ciudades más pobladas, proclamando que él es la fuente de todo bien o todo mal en la nación, y él, sabiendo que mucha gente lo cree así, sabiendo que es una mentira, y que él carece de poder para recortar el día de trabajo en una hora, aumentar los salarios un centavo, o anular hasta la más pequeña sentencia criminal, sin importar lo injusto que le parezca; sabiendo que cualquier minero en el reino puede fabricar dinamita, y que los revólveres son vendidos por siete o seis libras la pieza; sabiendo que no es a prueba de balas y que todo rey en Europa ha sido abaleado en las calles; él debe sonreir y saludar, y mantener una expresión de disfrute mientrás qué el alcalde y las corporaciones inflingen en él todas trivialidades que ha escuchado mil veces. Yo no te estoy pidiendo que seas leal, Erskine; pero espero, que como gesto de humanidad, simpatices con aquella figura pública, que no es más responsable de todos los males y desgracias que el Alcalde por los robos de los carteristas que siguen su show el 9 de noviembre.

Sir Charles se rió de la molestia que se tomó Trefusis para demostrar su punto, y dijo: - Mi querido amigo, los reyes están acostumbrados, lo esperan, y les gusta.

- Y lo más probable es que no se vean a sí mismos como yo los veo, no más de lo que las personas lo hacen-. Asintió Trefusis."

[Extracto de George B. Shaw, "Unsocial Socialist", Capítulo XV, pg. 129. Disponible en: http://www.gutenberg.org/ (solo en Inglés)

24 de julio de 2014

Palestina, Israel y el Juego de la Gallina


Mientras se escriben estas palabras, la cifra de mortalidad del reciente conflicto árabe-israelí casi alcanza el millar. La intransigencia de ambas partes hace que un posible alto al fuego se vea muy lejano. Y esa falta de ganas de sentarse a negociar se enmarca muy bien dentro de la teoría de juegos, en especial del "juego de la gallina".



Los nostálgicos quizás recuerden este juego en la película "Rebelde sin Causa", donde dos jóvenes dirigen sus respectivos autos hacia el precipicio (En otras versiones son autos dirigiéndose hacia el contrario). Para demostrar su valentía, el perdedor o la gallina será el primero que salte del auto para salvarse. Cada jugador tiene como objetivo ganar, y por lo tanto confían en la racionalidad del otro, para que sea el otro quien salte primero. Así, aparentemente, gana el que esté más loco, el menos racional. Y de no rendirse ninguno, el escenario sería catastrófico para ambos: ambos ganadores pero ambos muertos. La enseñanza obvia de esta historia es que es mejor retirarse sin importar las consecuencias.

A nivel de los Estados sucede de modo similar. En este conflicto en la Franja de Gaza, ambas partes están jugando un papel autodestructivo, donde su intransigencia sólo empeora las cosas. Sin embargo, el principio subyacente de este juego es que representa un importante método de negociación. Se puede decir que es una estrategia en la que cada una de las partes retrasa hacer concesiones hasta que el final del período de negociación es inminente. La presión psicológica puede obligar a un negociador a ceder para evitar un resultado negativo. Puede tratarse de una táctica muy peligrosa, ya que si ninguna de las partes cede se producirá una colisión.

Para Hamas, que representa a la Franja de Gaza, aunque en términos materiales y humanos son los que tienen más que perder, también son los que tienen más que ganar al mantenerse rectos en su postura. De hecho, los líderes de Hamas declaran abiertamente no se hará cese al fuego para negociar, sino que quieren negociar para llegar al cese al fuego. Es decir, para llegar al cese al fuego Hamas desea concesiones por parte de Israel, entre las cuales están el levantamiento del bloqueo, la apertura de las fronteras y la liberación de prisioneros palestinos en Israel.

Por el lado de Israel, las pérdidas son más morales que materiales, recibiendo con esta ofensiva un enorme rechazo de la opinión pública y la comunidad internacional, entre las que destaca una resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU que condena a Israel por el ataque. Sin embargo, para Israel retirarse sin cumplir sus objetivos (destruir armamentos, túneles subterráneos... y dar un escarmiento a Hamas) significa esencialmente dos cosas: 1) darle esperanzas a los palestinos de que pueden hacer resistencia a las fuerzas israelitas; y 2) abrir paso a ceder ante las posiciones de los palestinos.

También hay otros actores que ejercen presión sobre ambas partes. Occidente, representados por la Unión Europea y EE.UU., presionan a Israel para llegar al cese al fuego, ya que no está muy bien visto tener un aliado que masacra civiles. Del otro lado, la Liga Árabe, en especial Egipto, presionan a Hamas para aceptar un cese al fuego que evite que toda la Franja de Gaza arda en llamas. Sin embargo, la presión es todavía más fuerte para Israel que es quien está arrasando con hospitales, escuelas, mezquitas, niños, mujeres y todo lo que camine. De hecho, las ganancias para Israel son tan escasas que aceptaron rápidamente la propuesta egipcia de cese al fuego, pero que Hamas nunca acepto y los llevó a reanudar el ataque.

En mi opinión académica: ambas partes son extremistas y estúpidas. Israel, sin duda alguna, está cometiendo crímenes de guerra en Gaza, pero Hamas tampoco son ningunos santos, y además de estar jugando con la vida del pueblo palestino para conseguir concesiones, está disparando misiles a poblaciones civiles en Israel. Es bastante grotesco quien apoya a cualquiera de las partes en conflicto, y como dijo Albert Camus, yo no estoy del lado de quien hace la historia sino de quien la padece.

PD: Otro ejemplo del juego de la gallina en la película "Cry Baby" (1990)

20 de julio de 2014

¿Eres feliz?


- ¿Eres feliz? -me preguntó.
- No, no lo soy y espero nunca serlo.
- ¿Por qué dices eso?
- Porque si soy feliz eso quiere decir que ya no tengo más camino por recorrer. Y en estos años hice de mi felicidad un camino que recorro y no un destino al cual llegar.
- Suena interesante. Según tú la felicidad es un camino y no un destino. Sin embargo, tu felicidad, tu camino, parece una lucha eterna... Algo que no tendrá fin.
No pude evitar sonreír.
- ¿No es así siempre? -respondí.
- Eso suena similar a los creyentes, al cristiano que cree que la felicidad es el amor constante a Dios...
- Similar, pero no igual -respondí-. El cristiano y otros creyentes, hacen eso para llegar a su anhelado destino: "el cielo", después de morir. Yo, por otro lado, creo que cuando muera sólo despareceré, y no hay nada, ni bueno ni malo, para mi después de todo esto. Ellos siguen ese camino por la recompensa final de su utopía; mientras que mi camino es mi propia recompensa.
- ¿Pero esperar una recompensa no lo hace algo egoísta?
- La felicidad siempre es egoísta. Si obrar el bien al prójimo te llena de satisfacción, entonces tu buena obra no ha sido tan desinteresada. Pero eso no está mal, porque es perfectamente comprensible encontrar satisfacción en la satisfacción de quienes nos rodean. El problema en sí no es la recompensa, sino la conformidad.
- ¿Cómo así?
- La infelicidad, la inconformidad, es el motor de la sociedad. Esa búsqueda de algo mejor ha creado desde neveras hasta revoluciones políticas. Lo contrario, hasta cierto punto, detiene el progreso social... Por eso te digo, que aunque siempre ando corriendo detrás de la felicidad, espero no poder alcanzarla nunca...

6 de julio de 2014

Filosofando con fútbol


Nunca he escrito sobre deportes, pero siempre hay una primera vez. Me gusta mucho el fútbol, aunque no a nivel super-apasionado o super-descerebrado que tanto se ve por las calles. En cuanto a emoción que puede impartir este juego, es sin duda uno de los más hermosos del mundo. De otro lado, también se ha convertido el fútbol en un asqueroso negocio y un "opio de los pueblos".

Tengo mi relación de amor-odio con los mundiales de fútbol, porque me encanta ver los juegos y a la vez quisiera que apareciera una gran protesta boicoteándolo todo. ¡Tanto empeño, tanto trabajo y orgullo por una Copa que no se puede comer! (Y que el resto de los mortales ni siquiera pueden tocar o ver).

Desde que empezó el torneo me quedé fascinado con el equipo de Costa Rica, que dejó atrás a 3 campeones del mundo (Italia, Inglaterra y Uruguay) y 1 campeón de Europa (Grecia), y hasta se acaban de despedir como invictos. Quizás es mi mala maña de anarco, pero me encantan las historia de David contra Goliat: del pequeño venciendo al fuerte. Algo así como lo que lograron Grecia en la Eurocopa y el Once Caldas en el año 2004. Esas son el tipo de cosas que inspiran, que nos dicen que los más débiles también podemos, no sólo en fútbol sino en cualquier cosa. Pero, como en la vida misma, eso es excepcional, y en el fútbol suelen ganar los mismos de siempre (Alemania, Brasil, Argentina, Holanda, España, Barcelona, Real Madrid, Bayern Munich, etc), lo que hace del juego algo predecible y aburrido.

Sin embargo, lo que me resulta más desagradable del mundial es el patriotismo que genera. Es normal sentir alegría o decepción del equipo que uno apoya, pero sentir ese logro o derrota de un equipo como un logro personal (¡Yo gané!) o colectivo (¡Ganó nuestro país!) no me resulta nada sano. ¿Tan triste es tu vida y tu país que tu gran orgullo son 11 hombres adultos persiguiendo un balón? ¿Tienes ese mismo orgullo por la ciencia, las artes o algo que altere el rumbo del mundo? (Me van a disculpar los brasileros, pero García Márquez vale más que 5 Copas del Mundo). Pero para mi lo más importante de este asunto del patriotismo es que esa cosa es tan falsa como la religión. La gran pregunta que yo le hago a los patriotas -que por casualidad también suelen ser creyentes- es: ¿En que parte de la Biblia tu Dios dibujó fronteras? Y aunque debería ser algo obvio, así es como queda claro que los países son invenciones humanas, un ficción, algo antinatural. Peor aún, son fronteras que uno no escogió, sino que nos impusieron, más específicamente, que nos impusieron los poderosos de acuerdo a sus intereses. Y ese orgullo y banalidad patriota es lo que necesitan los poderosos para enviarte a matar "diferentes" al cruzar la frontera.

Y una última cosa interesante que veo, al menos en Venezuela, es la necesidad de siempre apostar al caballo ganador. Supongo que es algo lógico, porque la mayoría quiere ganar, pero algo también lógico sería sentirse más identificado con un equipo con características similares al tuyo, pero no es así. Por semejanza, un venezolano debería apoyar más a Costa Rica que a Brasil en el fútbol, pero no sucede así. Se escoge al ganador más probable para sentirnos bien y evitar la decepción. Esto es lo que explica que en un juego Brasil-Venezuela, los mismos venezolanos prefieran apoyar a Brasil en lugar de su selección natal. Para mi no es falta de "Identidad nacional" como dice un religioso de la patria, sino un mecanismo de defensa ante las derrotas.

Creo que ese Mundial está vendido, y obviamente a favor de Brasil. Concuerdo con Maradona cuando dice que a la FIFA no le conviene que equipos pequeños ganen la Copa, ya que ellos no suelen ser patrocinados por las grandes chequeras transnacionales. Ya con los 4 equipos listos para semifinales, lo que prometía ser un Mundial diferente y sorpresivo, ya se volvió aburrido con los mismos equipos de siempre (Y por supuesto Brasil).

PD: He mencionado el fútbol antes en el blog, pero no tan profundamente como ahora :P

17 de mayo de 2014

DemenciaNews: Gobierno venezolano fiscaliza PDVSA por especulación en el barril de petróleo

DemenciaNews: Noticias reales como si fueran de mentira... ¿O es al revés?
PDVSA especula con el precio del barril de petróleo en 450%
Caracas. En medio de la ofensiva económica que libra el gobierno bolivariano de Venezuela, Andreína Tarazón, Superintendente de Precios Justos, ordenó la fiscalización de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) por especular en los precios de barril de petróleo que se vende a los pueblos del mundo.

"Es una cuestión de coherencia socialista", indicó Tarazón. "El costo de producir un barril de petróleo en nuestro país, en todas sus etapas de la producción, es de alrededor de 20 dólares, pero se vende al exterior en más de 90 dólares. Eso es una ganancia de más del 450%, y eso no se puede tolerar. Nuestra creencia es que los precios no se rigen mediante la oferta y la demanda del mercado, y eso incluye el petróleo".

Los altos precios del petróleo incide en los precios de diversos rubros, en especial en materia de alimentos, transporte y energía, lo que dificulta el desarrollo económico en los países más pobres del planeta. "Lo que hacemos aquí es luchar contra la especulación capitalista que explota los bolsillos de los países en desarrollo", expresó la superintendente.

Desde los últimos meses, el gobierno venezolano ha iniciado una política de fiscalización de empresas, con el fin de regular los precios y la galopante inflación en el país caribeño.

Nada de esto pasó en verdad, pero es divertida la ironía.

22 de marzo de 2014

El mejor títere del Imperio

Normal incoherencia de la política exterior del gobierno venezolano.
Se dice muy fácilmente que la actual situación de Venezuela es una injerencia de los EE.UU. para robar el petróleo, pero la verdad es que EE.UU. ya tiene poder sobre el petróleo venezolano y no sólo no le interesa desestabilizar a Venezuela, sino que no le conviene.

El verbo incendiario contra EE.UU. del gobierno venezolano no pasa más allá de eso, dado que en los hechos hay muchos negocios y cooperación con las transnacionales norteamericanas y entre otras potencias, en especial en materia petrolera. La figura preferida es el de las empresas mixtas (empresa resultante de capitales públicos y privados), entre las que destacan (1):
  • Petroboscán, S.A.= PDVSA + Chevron (EE.UU.)
  • Petroregional del Lago, S.A.= PDVSA + Shell (Reino Unido-Países Bajos)
  • Petroquiriquire, S.A. = PDVSA + Repsol (España)
  • Petrodelta, S.A. = PDVSA + Harvest-Vinccler (EE.UU.)
  • Petroindependiente, S.A. = PDVSA + Chevron (EE.UU.)
  • Petrolera Sino-Venezolana, S.A. = PDVSA + CNPC (China)
  • Baripetrol, S.A. = PDVSA + TECPETROL (Argentina) + LUNDIN (Suecia) + PERENCO (Reino Unido-Francia)
  • Boquerón, S.A. = PDVSA + TNK-BP (Rusia)
  • Petroperijá, S.A. = PDVSA + TNK-BP (Rusia)
  • Petrowarao, S.A. = PDVSA + PERENCO (Reino Unido-Francia)
  • Petrocumarebo, S.A. = PDVSA + VINCCLER (EE.UU.)
  • Petroguárico, S.A. = PDVSA + INPEX (Japón) 
  • Petronado, S.A.  = PDVSA + CGC (Argentina) + BPE (Ecuador) + KNOC (Corea del Sur)
  • Petrowayu, S.A. = PDVSA + PETROBRAS (Brasil) + WILLIAMS (EE.UU.)
  • Petroven-Bras, S.A. = PDVSA + PETROBRAS (Brasil) + COROIL (Francia)
  • Petrokariña, S.A. = PDVSA + PETROBRAS (Brasil) (2)
Y eso sólo por mencionar algunas y exclusivamente en materia petrolera, pues también hay empresas mixtas y cooperación en materia agrícola, industrial, automotriz y tecnológica con muchas otras grandes transnacionales. Inclusive, ejecutivos de la petrolera Chevron dijeron sentirse muy orgullosos de ser socios de PDVSA(3), y por consiguiente, de la Revolución. De ese modo, veremos que EE.UU. ya tiene pleno acceso al petróleo venezolano y sus mercados y no necesita de ningún otro tipo de injerencia para lograrlo. Además, problemas en la producción petrolera ha llevado a un insuficiente suministro de gasolina para el consumo  interno(4), por lo que el gobierno se ha visto en la necesidad de importar gasolina, especialmente de los EE.UU.. Esto no sólo pone en riesgo la independencia energética, sino que nos devuelve a los períodos de la 4ta República en que éramos exportadores de materias primas e importadores de productos procesados o refinados. El ambiente económicamente hostil de Venezuela, con alta inflación, control cambiario, engorrosas regulaciones, beneficia a las grandes compañías que pueden compensar esos obstáculos, al mismo tiempo que evita que ellas tengan que competir con nuevas empresas. De hecho, las grandes transnacionales ya establecidas en el país, a pesar del verbo anti-empresarial del gobierno, quieren permanecer en Venezuela dado que las ganancias son exorbitantes a pesar del riesgo(5). Así se demuestra que Venezuela no representa ningún rompimiento con el capitalismo internacional, sino una profundización enmascarada del mismo.

De otro lado, la tesis de un EE.UU. hambriento de petróleo extranjero ya no es tan válida como antes. Desde la llegada del gobierno de Obama, EE.UU. ha dado grandes pasos hacia una política de independencia energética, la cual ha sido bastante agresiva. De ahí la alegría de los gringos por el deshielo del Ártico (con posibles fuentes de hidrocarburos bajo mar helado), la explotación de esquisto y el devastador fracking. Incluso, Obama, antes del desastre en el Golfo de México por la plataforma Deepwater Horizon, había sido un gran promotor de la explotación petrolera en aguas profundas. Después del desastre ambiental, quizás vio que esto daría mala publicidad. El gran punto es que EE.UU. va camino a la autosuficiencia energética (6) y, muy posiblemente, en los próximos años se convierta en exportador de petróleo, compitiendo con sus actuales vendedores(7).

Hasta ese día, a EE.UU. no le conviene una situación de desestabilización en Venezuela, dado que ello suele venir acompañado con fallas en el suministro y más altos precios del barril. El gobierno venezolano, de Chávez a Maduro, representan el mantenimiento del status quo, dado que son sus acciones y no su discurso lo que importa a los EE.UU.. Incluso, el gobierno venezolano es efectivo contra la disidencia, no sólo en contra de la oposición, sino contra los mismos movimientos sociales que reivindican los derechos ambientales, laborales e indígenas, criminalizándolos  y acusándolos de traidores y de trabajar para las oligarquías. Este descrédito a cualquier lucha social que no esté acorde con los intereses del Estado, suele beneficiar a las transnacionales, de cualquier industria y país.

Muchos chavistas e izquierdistas dicen que no quieren a un gobierno títere de los EE.UU., pero el mejor gobierno títere para los gringos es aquel que responde a sus intereses con el apoyo popular del país saqueado. Un gobierno títere que un pueblo engañado mantendrá en el poder.

Notas:

1 de marzo de 2014

Guerrilla de Guarimbas

Vecinos de una zona de Caracas que tras mutuo acuerdo colocaron una bandera entre los edificios como gesto simbólico de su lucha. Una leve muestra de auto-organización.
En mi opinión las protestas de la oposición venezolana son la cosa más estúpida y contraproducente que jamás hayan hecho (desde el punto de vista de lo más beneficioso para la oposición), dado que el radicalismo/fanatismo opositor, en lugar de convencer al chavista dudoso, lo alientan a guarecerse aún más adentro del chavismo; y peor aún, al opositor dudoso, que no está de acuerdo con las "guarimbas", lo alientan a alejarse aún más de la oposición. Sin embargo, este asunto no importa para este artículo, dado que sin importar quien gobierne siempre estaré en contra, y lo que vengo a señalar es que las protestas de oposición sí tienen algo muy interesante, y esa es la forma horizontal y autogestionada en que se manejan en ciertas ocasiones, sobre todo en las denominadas "guarimbas".

Primero, ¿Qué es una guarimba? Guarimba, coloquialmente, se entiende como un "refugio". En este contexto, se les denomina "guarimba" al cierre de calles para protestar, con o sin obstáculos, y de tenerlos suele ser con basura, cauchos quemados u algún otro tipo de material.

Los vecinos, estudiantes, jóvenes, "guarimberos", delincuentes o como se los quiera denominar, suelen hacer estas actividades organizándose previamente, sin necesidad de la injerencia de un liderazgo partidista. Así diferencio las guarimbas de las marchas, ya que las marchas de oposición convocadas últimamente han sido convocadas por líderes de la oposición, mientras que las guarimbas son iniciativas propias de grupos o comunidades. Ahora bien, los teóricos de la conspiración del chavismo, esgrimen que estas guarimbas son el resultado de la injerencia y la financiación del Imperio Norteamericano, por lo que no tendrían nada de autogestionado. Pero para trancar una calle no hace falta haber recibido entrenamiento de la CIA y, al utilizar materiales como basura y tener que llevarla o empujarla con las propias manos para trancar la calle, me dice que la financiación de los EE.UU. no debe ser suficiente. Así, obviemos a estos conspiranoicos cuyo discurso parece el de un evangélico hablando de un diablo que provoca todos los males del mundo.

La guarimba parece ser algo así como una forma de protesta con tácticas de guerrilla. Los guarimberos están lejos de ser una multitud, y probablemente no es una práctica aceptada en la mayor parte de la oposición, pero aún así logran el efecto que desean: fastidiar, hacerse notar y que escuchen sus peticiones. Las guarimbas no son acciones permanentes, y pueden trancar un día y al día siguiente no. Eso las hace sorpresivas e impredecibles. Pero la similitud más grande con las tácticas de guerrilla es no suelen entrar en enfrentamiento abierto con la policía o la guardia nacional, y se repliegan inmediatamente, pudiendo o no ir a trancar otra calle. Incluso, los manifestantes pueden aprovechar el retiro de las autoridades "del orden" de una zona para trancarla inmediatamente. Se convierte así como en juego del gato y el ratón. Dejo una imagen que encontré de las redes sociales:

Estas protestas en Venezuela, son llevadas cabo en su mayoría por personas de la clase media, con alguna participación de las clases populares. Normalmente se coloca esto como argumento para alimentar el menosprecio a estas protestas, pero de nuevo, incluso hasta en las revoluciones de independencia quienes llevaron la batuta fueron la clase burguesa. El problema de fondo no es cual clase social protesta, sino un problema político. Hay razones coyunturales, como la escasez de insumos básicos, la alta inflación, la inseguridad, la represión policial, que catalizan las protestas; pero el factor más decisivo es la ausencia de inclusión de la oposición en la política venezolana: Estoy bastante seguro que, de haber elecciones este año, estas protestas no habrían llegado al nivel en que se encuentran ahora.

No comparo estas protestas con otros países debido a que en su intensidad y accionar no guardan muchas similitudes. Guarda cierta similitud con las protestas en Brasil y Turquía en que las razones para protestar son algo vagas e iniciaron con un hecho determinado (en Venezuela inicia con protestas estudiantiles por el abuso sexual a una estudiante en el Táchira) y que, finalmente, abarcaron otros tipos de razones; pero las estrategias para protestar son particularmente distintas en Venezuela. Eso sí, aunque la exigencia en estas protestas es la salida del presidente, es poco probable que de estas guarimbas surja un golpe de Estado.

17 de febrero de 2014

¿Qué pasa ahora en Venezuela?


Ya van varios que me preguntan desde afuera cómo está la situación en Venezuela ahora mismo. Y ni yo mismo que vivo aquí lo sé a ciencia cierta. Pero poniendo las cosas en perspectiva, yo me aventuro a decir que la gran crisis en Venezuela no es un latente "golpe de Estado" (según la conspiranoia del gobierno) ni una crisis económica (según la oposición), sino una incertidumbre ante la falta de elecciones para el 2014.

Pero antes, hablemos del contexto. Lo más resaltante, definitivamente, es el asunto económico. Aquí es interesante el uso de los términos: para el oficialismo se trata de "guerra económica"; para la oposición se trata de una "crisis económica". Hay escasez de insumos básicos, alta inflación, moneda recientemente devaluada y una intervención más fuerte del Estado en la economía. La palabra "crisis" tiene la intención de demostrar la incapacidad e ineptitud del gobierno en solucionar esos problemas; la palabra "guerra" denota la intención del gobierno de mostrarse como víctima de agentes internos o externos que causan dichos problemas. Del lado político, estamos ante una situación un tanto extraña para Venezuela, dado que este año no habrán elecciones. Las elecciones funcionaban como un modo de dirimir conflictos entre la oposición y el oficialismo, y más aún, funcionaban como un factor unificador en ambos grupos: unirse contra un enemigo común. Así, 2014 trae consigo el riesgo de la división partidista. Ambos bandos, que no sólo han perdido apoyo sino que corren el riesgo de dividirse, se ven ante todo un 2014 en el que no hay la necesidad de mantenerse unido. La inflación, la escasez, la inseguridad, son factores coyunturales, que funcionan como catalizadores de la crisis política, pero no son el gran factor de fondo en este momento.

La crisis de división es todavía peor en la oposición. Muchos en las bases opositoras no están contentas con la actuación de la MUD (Mesa de la Unidad Democrática) ni de Capriles, estos serían sobre todo los opositores más radicales. No están contentos con el reciente pacto de los dirigentes de la oposición, que han reconocido tácitamente al gobierno de Maduro al coordinar conjuntamente con el gobiernos diversos proyectos, entre los que destacan el asunto de la inseguridad. De hecho, la mayor parte de la dirigencia de la MUD no está promoviendo las protestas. Así, Leopoldo López y María Corina Machado, también ex-candidatos a la presidencia, se están aprovechando de ese descontento en las bases opositoras para robar el protagonismo. Muchos opositores están muy molestos con la situación actual y esperaban con muchas ganas el llamado a salir a las calles, por ello Leopoldo López es el nombre más sonado en estos días al ser quien exprese el sentir de muchos de ellos, mientras que la popularidad de Capriles decae. Irónicamente, las razones para protestar son bastante vagas y no hay un criterio unificado: no todos protestan por la misma razón, ya sea por estudiantes detenidos, la situación económica, la inseguridad, todo lo anterior u otra que se me escape.

Del lado del oficialismo hay más que todo alegría. El radicalismo opositor beneficia mucho al chavismo, porque si algo sabe hacer el chavismo es unirse ante la adversidad. Las protestas le sirven al gobierno para demostrar que la oposición es violenta y fuera de la ley. Le sirve para crear un escenario donde el Estado es víctima de un enemigo en común, que no hay tiempos para discusiones internas en el chavismo, porque mejor nosotros que ellos. El gobierno señala que hay un ambiente de protesta similar al del 11 de Abril de 2002, por lo que se esconde un golpe de Estado en estas protestas, pero aunque el ambiente es bastante tenso como en el 2002, y una de las exigencias es la salida inmedianta del presidente, no hay un terreno propicio para un golpe de Estado. La oposición no tiene ni un ápice de control en las Fuerzas Armadas; ni tampoco de ningún otro poder público; apenas la oposición tiene 2 gobernaciones e, incluso, sus dirigentes están negociando con el gobierno. Es poco probable que pueda ocurrir un golpe de Estado y, de ocurrir, este sólo puede venir de altos cargos en el mismo gobierno.

Es difícil conocer con exactitud lo que acontece en el país, dado que hay una barrera informativa impuesta desde el gobierno. Uno de los factores que germinaron las protestas es la falta de acceso de los medios impresos al papel, lo que cuesta la puesta en marcha de muchos diarios de circulación nacional, local e incluso medios comunitarios y autogestionados. En la televisión nacional no se están visualizando las protestas que ocurren en el país, y cuando ocurre sólo es para mostrar los actos vandálicos y violentos en que han incurrido los manifestantes. La imposición del gobierno a los medios audiovisuales ha sido tan constante que la autocensura es la norma. De ese modo, la ciudadanía salta esta muralla informativa mediante el uso de las redes sociales, en especial Twitter. Pero incluso esto no ha sido perfecto, por un lado se ha denunciado la censura de la empresa de telecomunicaciones del Estado, CANTV, que ofrece un aproximado del 90% de las conexiones a internet, a la red social Twitter; y de otro, se ha denunciado desde el gobierno el uso de las redes sociales para transmitir información falsa, sobre todo de imágenes de supuestas represiones de protestas. La información se ha usado a modo de conveniencia por ambos bandos, por ejemplo, el oficialismo sólo suele dar importancia a la muerte de un oficialista, olvidando las otras 2 muertes en la oposición; mientras la oposición suele olvidar la muerte del oficialista mientras llora la muerte de 2 opositores. En este sentido, la represión policial y de grupos parapoliciales no son ningún "cuento de camino" como lo intenta hacer ver el gobierno. La policía ha utilizado armas de fuego contra los manifestantes y lo que no puede hacer la policía (torturas y amedrentamiento, por ejemplo) lo hacen los grupos armados llamados "colectivos" que funcionan como cuerpos parapoliciales.

En mi opinión, estas protestas sólo benefician al gobierno, y lo único bueno que trae para la oposición es liberar la rabia que guardan por dentro. Eso sí, advierto, no me identifico con ninguno de los bandos. Más allá de eso, no puedo agregar más.

14 de febrero de 2014

El Arte de Amar


Si hay libros que me guste recomendar esos son los de Erich Fromm, entre ellos "El Miedo a la Libertad" y "El Arte de Amar". Pero, en este caso, sólo voy a hablar de El Arte de Amar, pero que de todos modos ambos son muy similares. En este post me dedicaré a resumir un poco el libro y, de paso, imbuirlo con mis propios pensamientos.

Por el título algunos podrían pensar que es un libro de autoyuda con recetas para encontrar pareja, pero quien lo lea con esa intención le resultará una decepción o quizás un golpe en el estómago, dado que se dedica con fervor a dudar de los conceptos y preconceptos que se tienen sobre el amor en distintos ámbitos de la vida. Fromm se dedica a analizar el amor en distintas expresiones, pero en nuestro caso sólo nos referiremos al amor romántico y el amor a dios, que son los ejemplos que mejor expresan la idea central del libro.

¿Cuál es la definición convencional de amor? La de una relación mágica y especial, donde aparentemente se mueve el piso y hay fuegos artificiales imaginarios tras un beso. Así, significaría encontrar a alguien que te hace feliz y sin la cual no puedes vivir: tu media naranja... Bueno, ese concepto es mierda. Amar se parece más a cuando tu mamá está molesta porque no prestas atención y aún así te prepara el desayuno, bueno así.

El concepto popular de amor no es realmente amor, sino una relación de dependencia. Si amas a alguien sólo porque te hace feliz, no es muy diferente de amar a alguien por su dinero, es decir, una relación basada en el interés. Lo mismo vale para quienes se enamoran de una o varias características: "Te amo por ser.. Bell@, gracios@, inteligente, romántic@, etc". ¿Y qué sucede cuando la persona deja de serlo? Pues el amor se escapa. Las personas tenemos facetas, y no podemos ser lo mismo todo el tiempo (lo joven y sexy que tengo no durará por siempre... aprovecha mientras puedas, nena), y contrario a la creencia general: La gente sí puede cambiar.

Por esto, señala Fromm, que el amor real es incondicional, como pudiera ser el amor de una madre. Y es que como dicen: "Si puedes explicar porque amas, puede que no ames lo suficiente". Así, entendemos que amar es velar por el crecimiento personal del otro, y no es un objeto para mi satisfacción personal. No puedes amar si no te amas a ti mism@ primero, no puedes amar si no eres independiente y si no puedes andar sin muletas humanas que te hagan sentir completo. Por ello, Fromm es crítico de las relaciones románticas que tienen una visión de mercado: "No encontraré a nadie mejor" o "Buscaré a alguien mejor" o similares.

De aquí saltamos a la religión, donde vamos a ver todavía más la relación de depedencia. Los dioses nacen principalmente de la ignorancia, pero se fundamentan en el miedo, en especial hacia la incertidumbre y la soledad. El dios judeocristiano promete estar siempre presente y amar incondicionalmente, lo cual es algo que nadie más es capaz de ofrecer. Dios representa nuestra necesidad de amor incondicional, pero llegamos a lo mismo: Si amo a Dios porque lo necesito, porque me hace feliz o lo que sea, es una relación basada en el interés. ¿Seguirían amando a dios si te hiciera miserable? Señala Fromm: "El amor infantil dice: te amo porque te necesito. Mientras que el amor maduro dice: te necesito porque te amo". Irónicamente, podemos denotar que el amor del dios judeocristiano no es incondicional, sino solamente para quienes creen y cumplen el dogma, y quien no lo haga, tendrá un castigo terrible. Pero el creyente no suele ver esta contradicción, porque su necesidad de creer en tan grande que lo ciega.

¿Esto quiere decir que amar es tener que aguantarse a alguien que nos hace daño? No, amar es velar por el bienestar del otro, pero eso no quiere decir no poder separarse de él, sobre todo cuando la separación es parte de la vida, de lo contrario sería una relación dependiente. Aquí Fromm señala el típico caso de un matrimonio con un esposo violento y una mujer sumisa, el sádico y la masoquista, respectivamente. Aunque a simple vista no lo parezca, ambos son dependientes entre sí. Ella, probablemente, necesite de él para satisfacer, no sólo su sustento material (techo, alimento, etc.), sino emocional (sentirse cuidada, dirigida, sin soledad ni incertidumbre), y aún con los problemas que tenga, se conforma con la seguridad que la sofocante dominación del hombre proporciona. En el caso del sádico, él necesita de ella para satisfacer su necesidad de dominar y que de alguna manera le hace sentir una leve superioridad ante una realidad que es incapaz de controlar. Por ello, cuando ella se quiere ir, él no la dejará, porque necesita desesperadamente de ella; y ella, al confundir la necesidad de él con amor, probablemente se quede. Y por ello estas relaciones son un ciclo sin fin. "Cuando amas algo, déjalo ir", dice el dicho, y aunque algunos no les guste, esa es la esencia del amor: ser capaz de soltar. Un pajarito nunca podrá volar si su madre no lo deja salir del nido, y una madre que ama desea que su hijo vuele aunque eso signifique que se aleje de él.

Para Fromm, el amor es un arte. No es un sentimiento, sino algo que se aprende, se practica y se mejora con el tiempo. Amar es un esfuerzo, y no algo que surge repentinamente y de la nada. El amor no es igual que enamoramiento, esa etapa en que el otro parece ser un ser perfecto y todo momento es especial. Nos enamoramos del enamoramiento, y sentimos que la relación ha muerto cuando ya no es tan especial como al principio. Por eso se dice que el amor se acaba, que no es eterno. Uno se acostumbra a esa persona, por lo que lo "especial", conocer "lo desconocido", ese sentimiento de "arriesgarse en una aventura", finalmente, se acaba. Pero yo dudo que a eso se le pueda llamar "amor". Yo consideraría "amor" precisamente todo lo contrario, cuando te apegas tanto a alguien que sabes que es lo que está pensando, que sabes es lo que quiere, o lo que siente... Es como cuando un conductor se acostumbra tanto a su auto, que se puede dar cuenta cuando hay algo malo con el auto, o cuando necesita cambiar la velocidad, o cuando sabe que su auto no va a caber en ese puesto de estacionamiento... Es decir, es acostumbrarse tanto a alguien que es como una extensión propia de uno mismo. Y para los adictos a los "fuegos artificiales", eso puede ser aburrido.

Al final, el único consejo en el amor que yo podría dar: olvídate de lo que has aprendido al respecto antes de entrar a este post.
"El amor es la preocupación activa por la vida y el crecimiento de los que amamos" Eric Fromm

6 de febrero de 2014

Venezolanos, ¿Por qué somos así?


¿Así cómo? Pues "vivos" o pícaros. ¿Por qué no respetar las señales de tránsito? ¿Por qué cruzar una avenida peligrosa en lugar de usar el puente peatonal? Y así sucesivamente con otras situaciones donde se toma la vía fácil que trae malas repercusiones para la vida en sociedad. Evidentemente, esto es generalización, por eso es importante resaltar que no todos los venezolanos somos así. Y es que ello se debe, no por el exceso de libertad como dicen muchos, sino por la ausencia de ella.

Esto tiene algo de relación con un post anterior que escribí sobre cómo la existencia de reglas pueden empeorar una situación en lugar de mejorarla (leelo por aquí). La explicación popular suele decir que la razón de que seamos así es que tenemos muchas libertades y que con palo y plomo cualquier problema se soluciona. Y aunque esa es la solución de todos los abuelos, lo cierto es que no hay nada más lejano de la realidad: Si por algo está caracterizado la historia de América Latina es la opresión constante, y somos así por la constante presencia de normas, leyes y entre otros obstáculos.

Vayamos a la época colonial. España solía ejercer un dominio muy férreo sobre sus colonias en América, tanto que ni siquiera las colonias podían comerciar entre ellas, los criollos no tenían acceso a la toma de decisiones y entre muchos otras situaciones que iban en menosprecio de los criollos. Esta situación sería la que encendería la mecha, no sólo para iniciar el contrabando, sino para las revoluciones independentistas. La dominación española sobre Venezuela fue particularmente fuerte, por ello sería una de las primeras en independizarse.

Pero después de la independencia la opresión no cambió, solamente se cambió al opresor por uno que vive más cerca. No sólo desde aquel entonces América Latina se plagó de numerosas dictadura, sino que incluso sus "democracias" se han caracterizado por su burocratismo y represión. Esta situación nos lleva a varios caminos: aceptar el destino de ser sometido constantemente, rebelarte (en el sentido revolucionario) o, de algún modo, burlar el constante escrutinio de los gobiernos. Y, una buena parte de la población, ha optado por ésta última; lo cual no quiere decir que las anteriores no ocurran.

Si, por ejemplo, hay una ley que prohíbe a vender zanahorias, no lo dudes, el contrabando de zanahorias empezará en ese mismo instante. Y con ello empezará el soborno a autoridades, el abuso de poder e incluso la participación de personajes del gobierno en la venta ilegal de zanahoria. Pero no sólo se queda ahí, si se conoce a un amigo que nos pueda "agilizar" un trámite administrativo, si se tiene a un familiar que trabaja en un alto cargo, no sólo se le va a pedir ayuda para conseguir la zanahoria, estará muy mal visto que dicha persona en una situación de poder no ayude a los suyos.

Hay tantas trabas a la vida diaria que es prácticamente un logro del cual jactarse cuando se consigue algo evadiendo los trámites o procedimientos normales: "Me dieron mi zanahoria de un día pa' otro, no tuve que esperar nada". O incluso es algo que se recomienda: "Tu me dices cuando y yo le digo a mi amigo pa' que te ayude a comprar la zanahoria".

La excesiva cantidad de normas a las que nos enfrentamos diariamente nos ha forzados a ver, no solamente necesario, sino totalmente normal el romper las reglas. Es causa y consecuencia. Y realmente esto no es algo único de la ideosincrasia del venezolano, sino presente en la cultura latinoamericana, porque todos los latinoamericanos hemos sufrido el mismo mal de la opresión constante.

¡Dile NO a las normas!

28 de enero de 2014

El Capitalismo "Amigable"

El capitalismo está evolucionando. Bueno, quizás no el capitalismo per se, sino sus proponentes y los modos en que éste se desarrolla.

Pero antes les hecho un cuento. Hace unas semanas me encontré un artículo donde se afirma que uno de los mejores modos de acabar con la pobreza es darle dinero a la gente (léelo aquí), incluso sin ningún tipo de compromiso u obligación. Este interesante artículo, aunque a muchos les pueda oler a socialismo, en realidad es muy liberal, quizás keynesiano. El darle el dinero a la gente para que resuelva sus problemas es un modo más eficiente de ejercer el gasto público, ya que un burócrata no puede saber más que yo lo que es mejor para mi (El burócrata no dirá lo mismo). Pero no sólo eso, ayudar al pobre o al excluído a superarse, le permite a éste insertarse más rápidamente en la sociedad de consumo.

El modelo de negocios de Google es quizás el mejor ejemplo. ¿Por qué Google regala Android? ¿Por qué quieren regalar Wi-Fi a zonas pobres del mundo? La respuesta se puede resumir así: Es como si yo, que soy vendedor de alimento para perros, te regalara un perrito, porque sé que en algún momento de la vida te verás en la necesidad de comprarme algún producto. Google te regala un medio y te genera una necesidad de la cual ellos pueden tener ganancias. Así funciona el modelo de Google, que es más que obvio que es muy exitoso (Por el creciente poder que tienen, el potencial de Google da más miedo que Monsanto).

Por ese mismo sentido van las empresas "verdes". Las empresas van entendiendo que viven en un mundo de recursos escasos, donde no sólo reconocen que sus actividades generan un impacto que afecta nuestra supervivencia, sino que éste problema lo convierten en una oportunidad para desarrollar sistemas que aprovechen más eficientemente los recursos, y así reduciendo costos... Ah, y quizás vendiendo un poco más caros los productos porque son "verdes".

Esto, sin embargo, no quiere decir que a estas personas, a Google y compañía, no tengan sinceros sentimientos de solidaridad para con los excluídos o el ambiente (No estoy de acuerdo con la imagen de que todo "gran empresario" es un ser malvado, al menos no conscientemente), sino que estas son soluciones que realmente no cambian el modelo de sociedad en la que vivimos, sino que la profundizan todavía más.

El sistema capitalista evoluciona superando prejuicios conservadores de antaño. Dejar excluídos a los negros y las mujeres, no sería un buen negocio en estos tiempos. Lo mismo ocurre ahora con los pobres y el tema ambiental. Tristemente, el capitalismo evoluciona más rápido y mejor que aquellos que se dicen anti-capitalistas. Pero, no olvidemos, que la jaula sea de oro no quiere decir que somos más libres.

Socialdemente reportándose


Sí, ya sé, estoy desaparecido. No hace falta recarcarlo. Estoy como un adolescente: sufriendo muchos cambios, sólo que no hormonales.

Me despidieron del Ministerio de Agricultura y Tierras. Bueno, "no me fue renovado el contrato"; algo así como cuando no se le renovó la concesión a RCTV. El mismo resultado, pero dicho de otro modo. ¿Por qué me botaron? Me gustaría saberlo, pero un gusto que no tenemos los contratados públicos es el derecho a que se nos notifiquen las razones del despido o la "no renovación". ¿Razones políticas? No lo creo, desgraciadamente, me porté bien todo el tiempo y hasta fue divertido repetir el discurso chavista una y otra vez. La única explicación que tengo: la jefa está loca. Ella es algo así como una versión femenina, chavista y más joven del Sr. Burns.

Pero bueno, cambio de tema, ya que prefiero despotricar contra las ideas y no contra la gente. Tuve vacaciones forzosas por un mes hasta que conseguí trabajo en el Ministerio de los Pueblos Indígenas. Hasta ahora estoy contento por varias razones: la primera, el sueldo es mayor (¿Quien diría que el Ministerio de Pueblos Indígenas pagaría mejor?); segundo, me gusta mucho el tema indígena; y tercero, es más factible que pueda poner en práctica mis estudios sobre derechos humanos. (Cuarto, ¿Soy un espía?).

No me hago ilusiones, apenas duré 3 meses en Agricultura, es posible que dure lo mismo en Pueblos Indígenas. De todos modos, no es mi intención ni agrado quedarme por siempre. Mi intención es empezar algo por mi mismo.

No voy a explayar por aquí mis sueños y frustraciones, sólo hago un acto de presencia que me debo a mi mismo.

18 de enero de 2014

Regalar dinero es el mejor modo de acabar la pobreza

[El siguiente texto es una traducción propia del publicado en el Washington Post de EE.UU., titulado "Free Money might be the best way to end poverty", escrito por Rutger Bregman. Disponible por acá. También se encuentra la versión original y más larga por acá (en inglés). Aunque respeto la opinión del autor y me resulta más que interesante el tema, personalmente no me adhiero a ciertas posiciones, sencillamente me parece un buen artículo digno de traducir y compartir, especialmente para generar debate.]

En mayo de 2009, un pequeño experimento involucró a 13 personas sin hogar en la ciudad de Londres. Algunos de ellos habían estado en la calle durante más de 40 años. Sin embargo, la presencia de estos "veteranos de la calle" estaba lejos de ser barato: La policía, los servicios legales, el cuidado sanitario; todo ello cuesta miles de libras esterlinas a los contribuyentes cada año.

En esa primavera, una organización caritativa local decidió que estas personas sin hogar fueran beneficiarios de un experimento social. No más cupones de comida, comedores comunitarios, o refugios temporales. Estas 13 personas recibirían un drástico rescate financiero, financiado por los contribuyentes. Cada uno recibiría 3000 libras (alrededor de 4500 dólares) en efectivo, sin ningún tipo de compromiso. Los hombres eran libres de decidir en que gastárselo.

La única pregunta que debían responder era: ¿Qué crees que es lo mejor para ti?

"No tenía muchas expectativas", recalcó un trabajador del programa un año después. Sin embargo, los deseos de estas personas sin hogar fueron muy modestas. Un teléfono, una tarjeta de identificación, un diccionario; cada participante tenía algunas ideas de lo que era lo mejor para él. Ninguno de ellos gastó su dinero en alcohol, drogas o juegos de azar. Un año después, 11 de 13 de ellos ya tenían un techo sobre sus cabezas (Algunos fueron a moteles, otros a refugios). Se enlistaron en clases, aprendieron a cocinar, recibieron tratamiento para el abuso de drogas e hicieron planes para el futuro. Después de décadas de infructuosas presiones, persecuciones, multas, 11 vagabundos salieron de las calles.

¿El costo? Alrededor de 50.000 libras, incluyendo los salarios de los trabajadores del programa. Además de darle una oportunidad a 11 individuos, el proyecto ahorró dinero exponencialmente. Incluso los economistas concluyeron: "El modo más eficiente de gastar dinero en personas sin hogar quizás sea el dárselos a ellos".

¿Y si este programa piloto tuviera mayores implicaciones? Las sociedades tienden a presumir que los pobres son incapaces de manejar el dinero. Si tuvieran alguno -razonan ellos-, los pobres e indigentes se lo gastarían en comida rápida y cerveza barata, no en frutas o en educación. Este tipo de razonar alimenta los numerosos programas sociales, junglas administrativas, ejércitos de coordinadores de programas y legiones de supervisores que componen el Estado de Bienestar.

Nos gusta pensar que la gente tiene que trabajar por su dinero. En décadas recientes, el Estado de Bienestar ha conducido a un mercado laboral que no crea puestos de trabajo. La tendencia del "Estado de Bienestar" al "Estado del trabajador" es internacional, con obligatoriedad a solicitar empleo, trayectorias para la reintegración, participación "voluntaria" en trabajos obligatorios. El mensaje subyacente es: Regalar dinero hace que la gente sea floja. Pero no es así.

En años recientes, numerosos estudios de ayuda al desarrollo han encontrado impresionantes correlaciones entre el dinero gratis y la reducción del crimen, la desigualdad, malnutrición, mortalidad infantil, tasas de embarazo adolescente y absentismo escolar. También está correlacionado con mejores tasas de culminación de estudios, alto crecimiento económico y mejora en las condiciones de la mujer. "La gran razón por la que la gente pobre es pobre es porque no tienen suficiente dinero", escribió el economista Charles Kenny, un compañero en el Centro para el Desarrollo Global. "No debería sorprender que darle dinero a ellos es un buen modo de solucionar el problema".

En el 2010 se presentó el informe "Just Give Money to the Poor" (Sólo dale dinero a los pobres), donde investigadores de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) proporcionan numerosos ejemplos de dinero siendo repartido con muchos éxitos. En Namibia, la malnutrición, crimen y absentismo escolar disminuyó en 25%, 42% y cerca al 40%, respectivamente, después de que los aportes fueran dados. En Malawi, la escolaridad femenina en niñas y mujeres adultas creció al 40% en lugares donde el dinero fue otorgado con o sin condiciones de uso. Desde Brasil a India, de México a Sudáfrica, los programas de regalar dinero han florecido en la última década. Más de 110 millones de familias en al menos 45 países se han beneficiado de ellos.

Es tiempo de aplicar estas lecciones a las sociedades ricas pero cada vez más desiguales. En un mundo donde los salarios no suben todavía se necesitan más consumidores. El poder de compra de la clase media se han mantenido a través de préstamos, préstamos y más préstamos. La reflexión calvinista de que tienes que trabajar por tu dinero se ha convertido en una licencia para la desigualdad.

La leyenda dice que cuando Henry Ford II le dio un tour al líder sindical Walter Reuther en una nueva fábrica automatizada en los años sesenta, Ford bromeó: "Walter, ¿Cómo vas a hacer que estos robots paguen las cuotas al sindicato?". Se dice que Reuther respondió: "Henry, ¿Cómo vas a lograr que ellos compren tus autos?".

Nadie está sugiriendo que las sociedades del mundo deben implementar un sistema de renta básica universal de un sólo golpe. Todas las utopías deben empezar desde lo pequeño, con experimentos que lentamente revolucionen el mundo, como aquel realizado en Londres. Uno de los trabajadores del programa recalcó: "Es muy difícil cambiar de la noche a la mañana el modo en que siempre te has aproximado al problema. Estos programas pilotos nos dan la oportunidad de hablar diferente, pensar diferente, describir el problema de modo diferente".

Así es como todo progreso comienza.

Víctor M. Camacho
Internacionalista, especialista en Derechos Humanos y ciberactivismo
victormanuelcs@gmail.com

9 de enero de 2014

Cuando el miedo te hace bruto


Desde hace mucho tiempo que no dejo de escuchar a gente que demanda la aplicación de la pena de muerte y la "mano dura" en Venezuela. La lógica de eso es algo así: "Vamos a matar gente que mata gente porque matar gente está mal", lo cual de algún modo parece que no tiene ninguna contradicción. Esto se ha acrecentado a raíz del asesinato de una Miss Venezuela, Mónica Spear, y su esposo.

Las cifras de criminalidad, las cuales el gobierno apenas ofrece, son muy alarmantes. Recientemente, el Ministro de Interior y Justicia, indicó que se registraron 16.000 homicidios en el 2012. Esto se parece mucho a las cifras de un país sumido en guerras o conflictos internos, como Siria o México; pero con el duro golpe de que en Venezuela no se vive ninguna de esas situaciones.

Pero ésto no va sobre el gobierno venezolano y su ineficiencia en materia de seguridad ciudadana, sino de los argumentos que sugieren que la solución es la "mano dura" y la aplicación de la pena de muerte.

Esta "solución" es completamente irracional y está basada más en el miedo que en la razón. Quizás un chavista, que confía plenamente en su gobierno, tiene un poco más de sentido que pida tal cosa; pero un opositor, que supuestamente no confía en el gobierno, regala tremendo voto de confianza al darle el derecho divino de matar gente, olvidando que esto pudiera volverse en contra de los suyos o de sí mismo.

Ahora anda rondando en las redes sociales una noticia del cómo Singapur, a través de la "mano dura" y la pena de muerte, logró vencer una rampante criminalidad. Esto, por supuesto, dejando de lado el Estado Policial en el que devino el país, afectando principalmente los derechos civiles y políticos, con frecuentes amenazas a la libertad de expresión, libertad de prensa y persecución de las fuerzas de la oposición. En realidad, esta es la solución conservadora y fascista en el sentido correcto de la palabra.

Y esto sin olvidar que el orden que se ha creado en Singapur es un orden impuesto por la autoridad, y si suponemos que desaparece dicha autoridad, muy probablemente desaparecerá ese orden, lo cual se debe entender como un fracaso. Lo explico con un ejemplo: si los hijos se comportan bien cuando están los padres, pero se comportan terriblemente en su ausencia, entonces los padres han fracasado como educadores. El comportamiento de los individuos debe permanecer aún en ausencia del "líder" (entiéndase "líder" sin connotación política, social o religiosa), porque éste no es el pastor del rebaño, sino un elemento que facilita la cohesión y fortalecimiento social.

La noticia que debería circularse más es la que ocurrió en Islandia hace unos días, donde fue un tremendo escándalo que un policía matase a una persona, ya que ello no había sucedido nunca antes. Lo más importante del ejemplo de Islandia es que este es el país menos violento del mundo, y es destacable que este país no tiene unas leyes muy estrictas, ni es fuertemente represivo, ni posee la pena de muerte. ¿Por qué es Islandia así? ¿Son monstruos benevolentes? Las palabras clave es: "Igualdad". El principal factor que incide en los bajos índices de violencia en Islandia es la poca brecha que existe entre ricos y pobres, siendo que la mayor parte de la población es considerada de clase media. Además de la economía, hay otros factores que inciden sobre la violencia, como la política, las creencias y la cultura. En una sociedad competitiva, machista y patriarcal, donde siempre debe haber un dominador y un dominado, se sientan las bases para promover una sociedad violenta. Venezuela se ha caracterizado desde siempre por ser un país de caudillos y héroes, y se les ha promovido y ensalzado desde la tierna infancia. ¿Entonces por qué impresiona que alguien tome un arma y dispare para conseguir lo que quiere si admiramos a "héroes de la patria" que hicieron lo mismo para conseguir lo que quieren? Como verás, el problema y solución de la violencia no es solamente de los gobiernos, es también tuyo y mío, que no se solucionará con super-policías con el super-derecho de matar (que ya lo tienen, aunque no legalmente).

El instrumento de dominación más efectiva de los poderosos es el miedo. El que siente miedo, pierde el uso de la razón, y le parece buena idea meter un león en la casa para sacar a la serpiente... y el león vivió feliz para siempre.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...